Dos dispositivos para enseñar programación a los niños y no tan niños

La mentalidad de programación proporciona muchos atributos aplicables a todos los campos: una estructura lógica de pensamiento, dividir el problema en partes más sencillas, pensamiento modular etc. Por lo tanto no sólo es deseable tener nociones de programación porque se usa muchísimo en la vida real, sino por lo que te desarrolla mentalmente.

Hoy os dejamos dos dispositivos pensados para atraer a los niños y no tan niños a ese mundo: Bo, Yana y Kano.

Bo y Yana son dos robots diseñados por Play-i y que puedes pedir ya y recibir en verano del 2014. Se han desarrollado en el modelo Crowdfunding (ya se ha sobrepasado con creces lo esperado).

La idea es que los niños/as de 5 años adelante puedan jugar con estos robots. Pero además se pueden programar con ordenes sencillas para hacer muchas cosas diferentes  y por lo tanto suponen un juguete con posibilidades infinitas a los que se les puede extender muchísimo la vida útil programando. Para ello se puede programarles de varias maneras, desde un interfaz iOS táctil (lo sencillo y más atractivo), hasta comandos de un lenguaje de programación sencillos o incluso con lenguajes ya desarrollados como http://scratch.mit.edu/. Los dos juguetes son diferentes y se reconocen entre ellos.

Kano es otro proyecto interesantísimo. Se basa en el Rasberry Pi del que ya hemos hablado. Con el Pi se pueden hacer muchísimas cosas pero requiere algo de inventiva y conocimientos.
Kano es un proyecto )también de crowdfunding) para que cualquier persona se pueda montar un mini ordenador por poco precio (antes $99, ahora $119). Para ello tiene los cables, el teclado, altavoz y piezas necesarias para poder montarlo estilo lego.

Una vez montado se conecta a la tele y a manejar el sistema operativo que viene con Kano. Está pensado de manera modular para ir enseñando a la persona a realizar tareas más complicadas y programar de un modo visual.

Muy interesante.