Video que demuestra el peligro de los menores en Internet. Experimento social.

Siempre decimos que el mejor programa de seguridad es el conocimiento y el sentido común del usuario, y que el mayor agujero de seguridad siempre son las personas.

Esto se acentúa más cuando hablamos de menores. En próximos artículos iremos dando consejos sobre cómo llevar este tema tan delicado: el uso de los menores y las nuevas tecnologías (móviles, redes sociales etc). Ahí el dicho antiguo de “no hables con extraños” se vuelve más difícil de aplicar porque los amigos virtuales muchas veces son extraños.

Hoy queríamos “asustaros” un poco y concienciar al que no lo esté. Para ello os vamos a mostrar un par de vídeos que hizo un Youtuber con casos reales de niñas (en el primero) y niños (en el segundo). En ellos se hacía pasar por otra persona en las redes sociales, comunicaba con los menores durante unos días y luego quedaba con ellos. A veces en un parque, en sus casas o incluso en su coche. Todo con conocimiento de los padres.

Es sencillo pensar que, en vez de un youtuber, la persona podría haber sido un asesino, un pederaste, un violador etc etc.
Después podemos ver el lógico enfado de los padres y las conversaciones con los niños. Recordad, estos pueden ser vuestros hijos e hijas.

Ahí van los vídeos.