Los peligros de internet y cómo cuidar a tus hijos: una guía

Los peligros de internet y cómo cuidar a tus hijos:  una guía

Todos conocemos el inmenso mundo del internet y las muchísimas actividades que se pueden realizar. La tecnología permitió expandir los horizontes de las personas, cambiando sus hábitos y costumbres. Toda la sociedad forma parte del mundo digital, desde adultos, ancianos, hasta niños jóvenes.

El uso de la tecnología, en especial de los teléfonos móviles, se ha vuelto una necesidad en la vida actual. A tal punto que si una persona se olvida su móvil, regresa a su casa a buscarlo. Los puntos positivos y las ventajas que brinda son conocidos por todos, y son fáciles de detectar. En cambio, los peligros del mundo digital pasan desapercibidos en muchos casos.

Ante esta situación, es fundamental que los padres se encarguen de la seguridad de sus hijos en el contacto con internet, en especial durante los primeros años. Javier Camacho, un redactor especializado de DetectivesPrive, remarca la necesidad de que los padres actúen como “guardianes” de sus hijos para evitar cualquier tipo de problema. Sin embargo, el control no es suficiente, sino que debe ir acompañado de la educación. De a poco, es necesario que se vaya educando al niño, y explicando las razones por las que es necesario el cuidado.

¿Cuáles son los peligros de Internet?

Ya sea por falta de atención, por ignorancia, o alguna otra razón, mucha gente no está protegida frente a las situaciones peligrosas que se encuentran en la red. En este sentido, los jóvenes y niños son los que están más expuestos, al carecer de la experiencia que traen los años. Además, su inocencia hace que puedan ser engañados con facilidad, o caer en la tentación de la curiosidad respecto al contenido para adultos.

Las situaciones peligrosas que hay en Internet son variadas y diferentes. Si bien todas tienen su riesgo, algunas se destacan por tener consecuencias más importantes, al punto de afectar la salud mental o física. De la misma manera, algunos de los peligros son más fáciles de detectar, mientras que otros están ocultos y pueden pasar desapercibidos para los padres.

  1. El ciberacoso

El acoso, o bullying, existe hace mucho tiempo y genera efectos muy dañinos. Con la aparición de la tecnología, se generó una nueva mitología llamada ciberacoso, que afecta especialmente a los niños. A través de las redes sociales y otros medios digitales, se produce un ensañamiento contra un niño en particular, que recibe agresiones, burlas y todo tipo de ataques.

Esta situación se suele dar entre compañeros de escuela, por ejemplo. Si el niño no avisa a sus padres de lo que está viviendo, es prácticamente imposible detectarlo. Las causas de la falta de comunicación del niño pueden ser: vergüenza, falta de confianza, miedo.

El ciberacoso genera grandes daños psicológicos y emocionales, especialmente en la autoestima. Sin embargo, el constante sufrimiento de abusos puede llegar al punto de producir daños físicos. Lamentablemente, el nivel máximo de ciberacoso lleva a que muchos jóvenes cometan suicidio. 

  1. El contacto con extraños

Una de las grandes funciones de internet es la comunicación. Sin embargo, puede transformarse rápidamente en un arma de doble filo. Con el auge de las redes sociales, es posible conocer nuevas personas, aunque ¿cómo saber realmente quien está detrás de la pantalla?

Los perfiles falsos abundan, ya que son muy fáciles de crear. Un adulto puede detectar este fenómeno, pero los niños no. La inocencia hace que estén expuestos al contacto con desconocidos. Por ejemplo, hay dos situaciones que son comunes. La primera de ellas se llama grooming, y se define como el acto de un adulto con deliberación para ejercer el control sobre un niño. La segunda recibe el nombre de sexting, y consiste en enviar fotos o videos pornográficos a los niños.

  1. El contenido inapropiado

El contenido abunda en el mundo digital. Un gran número está dirigido al público adulto, y no a los niños. A pesar de ello, el control y la seguridad son muy débiles. Incluso en ocasiones solo basta con apretar un botón que confirma la mayoría de edad, aunque sea una mentira.

Los jóvenes pueden ingresar de manera sencilla a pornografía, violencia desmedida o contenido sobre drogas. Ni siquiera hace falta que ellos mismos lo busquen, ya que abundan publicidades llamadas pop ups sobre estos temas.

  1. La adicción al teléfono móvil

El uso desmedido y sin control de los dispositivos tecnológicos, como un móvil, puede terminar en una adicción a las pantallas. Hay que cuidar a los niños, en especial los más pequeños, que no generen el hábito de pasar largas horas frente a la pantalla de un móvil.

El entretenimiento y la recreación del mundo digital puede ser atractivo y atrapante, lo que lleva a que las horas pasen volando. Los jóvenes se “enamoran” de internet y dejan de lado actividades importantes o sus responsabilidades, como por el ejemplo el estudio o la asistencia a clases.

El cuidado de la información personal

El robo de datos es muy común en Internet. También puede darse al charlar con desconocidos, pero hay otras formas más peligrosas. Existen sitios web especializados en captar y almacenar información personal.

En muchos casos, estas páginas presentan requisitos para poder ingresar al contenido. Por ejemplo, mediante un formulario de información personal o un registro en la plataforma. Los niños no pueden dimensionar el verdadero objetivo detrás.

¿Cómo proteger a los niños?

Los padres pueden acceder a distintas herramientas que ayudan a controlar y proteger a sus hijos. Es el caso de las aplicaciones de control parental. Como su nombre lo indica, han sido desarrolladas para poder monitorear todas las actividades que realiza un móvil, en este caso, el de un joven. Para ello, cuenta con diversas funciones.

  • Uno de los recursos más importantes de estas aplicaciones es la posibilidad de generar límites de tiempo para el uso de la pantalla del móvil. Cada padre puede elegir cierto tiempo para que el niño se divierta, y al terminar, se bloquea la pantalla de manera automática. Como alternativa, se puede establecer una alarma al terminar dicho periodo.
  • También se pueden bloquear aquellos sitios web que sean nocivos o indeseados, junto a videojuegos o aplicaciones que no sean apropiadas para su instalación. Otra función incluye la localización del móvil, mediante el GPS interno.
  • Con una aplicación de control parental, se recibe un informe diario y detallado de toda la actividad, que incluye datos como: el historial de navegación, las llamadas y mensajes de texto –que se emiten y se reciben-, el uso de redes sociales, y mucho más.

En su gran mayoría, estas aplicaciones son gratuitas, y se pueden encontrar en la tienda de aplicaciones oficial del  dispositivo. Existe una gran variedad de alternativas, que comparten las mismas funciones básicas, y luego se diferencian con ciertas características únicas.

No es necesario gastar dinero, aunque si se prefiere, se puede adquirir el paquete Premium, que agrega un mayor número de funciones y otros recursos, como poder monitorear múltiples dispositivos al mismo tiempo.

Deja un comentario

Resumen de nuestra Política de Privacidad

  • Responsable: SmythSys IT Consulting SLNE.
  • Finalidad: Gestionar y moderar los comentarios.
  • Legitimación: Necesitas dar tu consentimiento para publicar un comentario.
  • Destinatarios: Tus datos se alojan en los servidores de OVH.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos en la dirección del responsable (en nuestra política de privacidad).

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.